martes, 14 de marzo de 2017

Tengo una lágrima esperando al borde de mis labios...

Tengo una lágrima esperando al borde de mis labios porque ya ha recorrido la primera línea de playa buscando la orilla, la calma y el descanso.
Y tengo una sonrisa que golpea la marea de agua salada que borbolla de mis ojos.
Carezco de ligerezas, amo la intensidad y sé de estrellas fugaces que se aman en el inmenso océano.


domingo, 12 de marzo de 2017

El tiempo corre a favor del viento y en contra de la distancia...

El tiempo corre a favor del viento y en contra de la distancia. Me acerco a la terraza, llevamos todo el día inquietos y sin hablar, cada uno en su piel bajo armaduras de doble cierre. En el horizonte el día se despide, tomo la iniciativa y abro una botella de vino tinto con dos copas. Sigilosa me siento a tu lado y te observo, me miras y susurras algo inaudible, me aproximo para oírte mejor, percibo tu perfume y me excito. Intento salir de la zona de minas pero me detienes, me colocas frente a ti y me tomas las manos. Evito respirar, incluso moverme para que la bomba que llevo instalada desde hace días en el corazón no se active, permanezco así unos minutos. Noto tus labios alrededor de mi cuello, respiro lentamente con el fin de que las mariposas no aleteen demasiado rápido, insistes. Un escalofrío recorre mi espalda, ahora sí ya no hay vuelta atrás.
Me pregunto si conoces las reglas de juego, si esta vez será la nuestra, me pregunto si cuando llegue el invierno me arroparás bajo la manta en el sofá y seguirás contándome historias, si yo mantendré tu atención y tus desvelos al despertar.
Me pregunto si esto que siento lo sientes tú también.


miércoles, 8 de marzo de 2017

Hay noches que carezco de homeostasis...

Hay noches que carezco de homeostasis, no hace falta que preguntes con la mirada, ya te comunico que lo que me falta es equilibrio interior, que poseo una tenue verosimilitud de los hechos, y que no soy objetiva, al menos esta noche. Adolezco de sensibilidad, de sangrar por heridas cerradas, de cicatrizar sin incisión previa, de amar sin anestesia.
Y percibo que esta forma de sentir provoca en mi organismo reacciones antitéticas, se convierte en una sacudida epidérmica ocasionada desde el interior, parecido a un terremoto. Y confieso que no sé ser de otra manera, que me arrugo cuando llueve como una pasa y amanezco tras la tempestad, cual heroína de mi misma, al fin y al cabo, lo que necesito es dormir un par de horas, ya sabes, la vida es todo lo demás.


martes, 7 de marzo de 2017

Cierras la puerta con la intensidad del que sabe que regresa a casa...

Cierras la puerta con la intensidad del que sabe que regresa a casa. Te observo, llevo días sintiéndome en ella solo con mirarte. Te aproximas y me besas en la mejilla, se me humedecen los ojos, me acaricias cambiando el curso de mis lágrimas, sonrío. Afuera silba el viento y aúllan los perros, me comentas que llevas todo el día pensando en mí, yo recojo tu mensaje con mis manos. Hay tardes que discrepamos junto a la chimenea sobre qué película ver, otras sobre si acompañarla con maíz o con golosinas, pero siempre, siempre lo hacemos juntos y a ratos en silencio. 



jueves, 23 de febrero de 2017

Siempre hay una primera vez para todo...

Siempre hay una primera vez para todo, una primera oportunidad en la que se palpa el miedo ante lo desconocido, importa poco que estemos tropezando con piedras conocidas en el camino, que reconozcamos perfiles e incluso desenlaces, alcanzaremos el instante como si fuera algo por explorar.
Te adoro, me excitas desde cualquier rincón de tu cuerpo, enloquezco cuando me miras, palpito por tus caricias, me fascinan tus ósculos a horas intempestivas, me seducen tus palabras y tus silencios, y todo resulta incierto cada anochecida y mágico al despertar, contigo no hay estribillos no hay rutinas. Lo nuestro sabe siempre como esa primera vez.

martes, 14 de febrero de 2017

Me vuelvo a rebelar un año más...

Me vuelvo a rebelar un año más, no creo en fechas, ni en el 14 ni en ninguna, creo en los momentos, en los hechos. Poco importa si en el calendario marca lo que marca si no amas, poco importa si todo es una pose.
A día de hoy me siento afortunada por todo lo que he amado, a pesar de todas las lágrimas derramadas y las cicatrices que llevo en mi corazón, todo lo que he hecho lo hice porque quise, cada cual debe ser consecuente con las decisiones que toma, yo, sobrevivo por mi vida con ellas, ya no duelen, y eso me reconforta.
Como dije hace años: hay amores que aún están por venir, los de los aleteos en el estómago, los que arriesgan en la tempestad,los que besan despacio y abrazan con caricias, a esos, les dedico este instante. A uno de esos espero cada noche bajo las sábanas”


martes, 7 de febrero de 2017

Últimamente me he ido dejando entre abanicos y golpes de arena...

Últimamente me he ido dejando entre abanicos y golpes de arena. Si fuera una atracción sería una montaña rusa, incluso hay días que descarrilo. Si no fuera por esos momentos tan íntimamente nuestros, si no fuera porque sé que en lo más profundo de mi alma galopa salvaje mi energía, si no fuera porque sé que estás al final del día, mis desordenadas perturbaciones me ahogarían.
Hoy llegas antes, puedo sentirte desde el sofá, en el mismo rincón donde me dejaste cuando te fuiste a media tarde. Me miras y sonríes, haces que note una ligera calma sobre mi piel, extiendes los brazos, remoloneo y finalmente accedo a acompañarte. Acaricias mi espalda, no hay ropaje que te detenga, me besas el cuello, desafías a las emociones, yo me dejo llevar, ahora por tus pasos, suena blues en el estéreo, te sigo y pienso en la magia, en la tuya, y en lo fácil que haces que sea todo.