viernes, 8 de diciembre de 2017

martes, 5 de diciembre de 2017

La niebla se mantiene a ras del suelo...

La niebla se mantiene a ras del suelo, el frío avecina el invierno, la cafetera pita en la cocina, tengo los pies helados, te echo de menos. Todo se siente intensamente, todo cabe en la misma frase.


sábado, 2 de diciembre de 2017

Hoy te merezco...

Hoy te merezco, eso sí, sin ropajes, lunática y emocional, podrías incluso completar el puzle que arrastro desde que aterricé a tu lado. Hoy llevo el sello de seguridad impreso bajo la piel, observo la caída de la tarde mientras espero que regreses, una copa de vino y algo que contarte. El día ha sido largo y tú sabes cómo acentuarlo en las esdrújulas, o mejor, qué cuerda rasgar si me sobreviene la nostalgia.
Hoy estoy tomando tierra sin parapente que condicionen el aterrizaje, lo hago con la comodidad de intuir que te hallas aquí, una ducha rápida para refrescar el cuerpo y un vino que alimente el alma.
Hoy podría incluso aconsejarte que te perdieras por mi vida, conservo un GPS de supervivencia para situaciones de emergencia y un laberinto de emociones para disfrutar de cada instante.


Me siento en el sofá a escribir un rato, tú sales a la terraza y te giras para ver si me he fijado. Sonrío sin mirarte, completo esta historia y me descalzo a tu lado.


martes, 28 de noviembre de 2017

Cada vez que me invade la nostalgia...



Cada vez que me invade la nostalgia, tú estás ahí para salvarme. A estas alturas de mi existencia tu presencia forma parte de mi bagaje y, sobre todo, de mi vida.

¡No te imaginas cuánto!...

¡No te imaginas cuánto!, eso me comentaste al verme regresar del paseo. Mi sonrisa me delataba, mi compañera de paseo saltó en el sofá y te miró. Habían sido días de oleajes, de ahí tu comentario.
Fui directa a la ducha, tú abriste una cerveza y pusiste música mientras ella te observaba. Adoro la complicidad con la que amerizamos cada atardecida, nada falta ni tampoco sobra, todo está perfectamente sintonizado, desde tu desorden hasta mi armonía, el hilo musical son sus entusiasmados latidos.


lunes, 27 de noviembre de 2017

A tu lado las letras se vuelven sentencias...

A tu lado las letras se vuelven sentencias con sujeto y predicado, y un verbo que las une para que no se rompan.
A tu lado el tiempo se convierte en aire y deja de caer dentro de ese trombón de cristal transparente.
A tu lado todo forma parte de una maravillosa y melódica canción de Gladys Knight, volviendo a casa después de una cita.
A tu lado dejo que las cosas transcurran sin querer y queriéndote.



sábado, 25 de noviembre de 2017

Acabo de volverme a enamorar de ti...

Acabo de volverme a enamorar de ti, de forma consciente, no como la otra vez, la primera, cuando nos conocimos. Ahora que te veo al trasluz y con perspectiva, ya no eres la magia del momento, eres real.
Acaricio tu rostro, surco con mis dedos esa barba de tres días, interpreto tu sonrisa y beso tus labios. Tu gesto es lo mejor del día, juego con tus silencios y aplico palabras a la cena mientras en el estéreo suena esa melodía. Esta vez no hubo dejá vu.
Ahora que te miro, dejé de soñarte el día que desperté en tu mirada.




viernes, 24 de noviembre de 2017

Hay un laberinto en la alcoba...

Hay un laberinto en la alcoba, comienza en la esquina derecha de la cama, a mis pies, y alcanza mis delirios. Un laberinto de sentimientos, un mecano de sensaciones.
Querer a ciegas y amar sin límites.
Saber dónde comienza todo, obviar el final.


martes, 21 de noviembre de 2017

Tus últimos mensajes fueron de lo más sugerentes...

Tus últimos mensajes fueron de lo más sugerentes, los leí por encima por miedo a volverme a enamorar de ti. Comentabas que pretendías besar cada uno de mis tatuajes, que sería una noche interminable, que soñabas conmigo incluso despierto. Cerré los ojos y te imaginé, ni el tiempo pudo borrar tu imagen de mis ojos, y menos de mis labios.

Llevamos dos amaneceres juntos, conversaciones pendientes bajo las sabanas y miles de instantes para el recuerdo.
Llevamos toda una historia en la piel para contarnos.